SEGUNDA  PARTE ]

Agustín Peña Cruz | Noticiaspc.com.mx

::: Grupo PEÑA-CRUZ :::

Ciudad Madero, Tamps.- Perla Iveth Chávez Figueroa, nació el 25 de julio y murió el 29 de julio del presente año, eran las 22:45 horas en la clínica número 77 del Seguro Social, “Ignacio García Tellez”, ubicada en Boulevard Adolfo López Mateos s/n, colonia “Las Conchitas”, en esta ciudad; se les avisa del fallecimiento a los padres a menos de una hora de haber ingresado al quirófano.
La negligencia fue notoria y la prepotencia marcada por  la falta de convicción al servicio médico; los trabajadores del seguro social, han aprendido tener la sangre fría, no empatizan, no sienten, no son “humanos”, sino interesados a las cuotas sindicales y al pago que perciben de los derechohabientes a través del sistema burocrático.
En el seguro social, se tiene que ir con un paro cardiaco al  área urgencias para ser atendido por lo menos en 5 minutos, y como máximo tiempo de espera se tiene señalado 90 minutos para ser atendido, ese es el letrero (leyenda estándar en todos los IMSS de Tamaulipas) así lo constatan en la clínica número 16 en Altamira, ubicada en calle 2 y 17 de la colonia Monte Alto.
Juan Chávez Herrera y Yaneth Figueroa Aragón, vivieron su odisea al experimentar en carne propia lo que los derechohabientes y beneficiados viven día a día en todas las clínicas de la república mexicana, nepotismo y burocratización, los dos factores que conducen a la muerte en estas clínicas.
El sábado (26 de julio) se presentaron en la Clínica 77 con la Trabajadora Social a quien sólo identificaron como “Paty” y ésta les señaló que no podían atender a la bebita, debido a que no era derechohabiente, aun siendo el padre es afiliado.
Les explicaron que debido a que la niña había nacido en otro lugar externo al IMSS (en el Hospital Civil de Tampico “Dr. Carlos Canseco”), no se podía comprobar su derechohabiencia; la constancia de nacimiento emitida por el Hospital Civil tampoco fue suficiente para comprobarlo.
Se entrevistaron con el sub director de la institución médica quien les cedió la razón y aprobó que la niña fuera atendida, sin embargo la Trabajadora Social de nueva cuenta fue quien lo impidió bajo el argumento de que primero se tenía que registrar a la niña como derechohabiente.
Para eso estaba en transcurso el fin de semana, por lo cual las oficinas del Registro Civil no estaban en operación; “no podíamos hacer nada, lo único que nos tranquilizaba es que la niña estaba estable”, dijeron los padres.
El Domingo (27 de julio) nuevamente insistieron y la Trabajadora Social identificada como “Paty” les exigió la cantidad de 5 mil pesos para su ingreso argumentando un; “aquí es como una clínica particular, depositan los 5 mil pesos y se ingresa”, sólo lograron conseguir 3,350 pesos suma que no les fue recibida.
Llegó el lunes (28 de julio) y, a primera hora registraron a la menor con el nombre de Perla Ivette Chávez Figueroa, en el Registro Civil de Altamira, ya que residen en el Fraccionamiento Laguna Florida.
El lunes (28 de julio) no la pudieron recibir debido a que no había espacio (en el quirófano como suele suceder en la clínica 77 por sobrepoblación), así que hasta el martes (29 de julio) fue posible mediante un oficio que giró la Trabajadora Social en turno, “tuvimos que hacer todo eso, porque la Trabajadora Social de nombre “Paty” nos exigía 5 mil pesos, dinero que no tenemos, sólo juntamos 3,350 pidiendo limosna y prestado”, dicen los madres a los medios de comunicación.
Chávez y Figueroa se presentaron el 31 de julio del presente año, al área jurídica gratuita del Ministerio Púbico a fin de que les apoyaran a presentar la denuncia correspondiente; “nosotros no podemos dejar impune esto que nos pasó, eso que le pasó a nuestra hija. Lo vamos a denunciar para que en un futuro tengan más responsabilidad”.
Según el antecedente médico, Perla Iveth presentó una enfermedad denominada Hernia Disfragmática Izquierda aunque su enfermedad era grave, la condición de salud estaba estabilizada sin embargo al ingresar a la Clínica 77, las expectativas de vida acabaron, los padres habían entregado a su hija sin saberlo al hospital de la muerte de médicos negligentes e irresponsables, una hora después les informaron que había fallecido.
Ahora los padres de la menor se cuestionan ¿le hicieron (allá) adentro porque no duró ni una hora viva en el IMSS”.
“La doctora me informó que tuvo 3 paros respiratorios; mi hija quería vivir, estaba luchando… La doctora me decía que se estaba muriendo y yo les decía que le echaran ganas para que viviera”3, dice la afligida madre.

 

EL FENOMENO DE LA INEPTITUD EN EL IMSS

Para Ernesto Segovia González, Presidente de la Comisión de Honor y Justicia de la Delegación Regional Sección 10, del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, la ineptitud dentro del IMSS no es un tema nuevo y todo se desprende por algunos funcionarios que entorpecen la labor del instituto en todas las áreas, no permitiendo contrataciones, manipulando el presupuesto de gastos para insumos, medicamentos, para surtir los recursos con los que se tienen en centros de trabajo, incluyendo las guarderías y los centros de bienestar social7.
Muy a pesar de que se le ha solicitado en repetidas ocasiones al delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tamaulipas, José Manuel Assad Montelongo, la remoción de algunos, no se ha visto resultados positivos.
Hay gente que no entiende la etapa de la nueva política del gobierno federal como la de la trabajadora social en Madero a la que los padres de Perla Iveth, identificaron como “Paty” e inclusive ni la autoridad superior.
Segovia entiende la nueva política que gira entorno a  no perjudicar a los derechohabientes y de que el área de salud debe ser más expedita y abierta a la población, sobre todo si la población paga por ello, hecho que no se cumplió con Juan Chávez Herrera afiliado del IMSS.
El IMSS en Tamaulipas presenta falta de especialistas: en una clínica por ejemplo: hay 40 médicos y faltan 10, y si no se cubren, ahí inicia el problema porque actualmente cada médico atiende alrededor de 40 a 50 pacientes, lo que no tiene uno se le carga al otro, y la carga de trabajo propicia a que haya una inadecuada atención, y luego no se cubren asistencias médicas, como suele suceder en el área de oncología en la clínica 77, un médico atiende 60 pacientes diariamente mientras que el otro anda de permiso por 8 meses.

LA REALIDAD DE LA CLINICA 77

En 1970, fue edificado la clínica número 77 del Seguro Social, “Ignacio García Tellez”, ubicada en Boulevard Adolfo López Mateos s/n, colonia “Las Conchitas”, en Ciudad Madero, Tamaulipas; y a cuatro décadas ha sobrepasado la población hospitalaria, de 10 mil pacientes proyectados, hoy en día rebasa la capacidad de los 80 mil pacientes entre beneficiados y derechohabientes.
“Ignacio García Tellez” se cae en pedazos desde adentro, plafones con moho, conductos de oxígenos contaminados en el área de urgencias; gente esperando para ser atendida, gritos de dolor y los familiares aferrados a la fe y la esperanza para que aparezca un médico8.

Otra de las situaciones que estremecen, son los derechos hospitalarios en los traspatios de la clínica 77 del IMSS, baños llenos de sarro por falta de limpieza y conductores de ambulancia durmiendo obstruyendo el paso en los accesos del área de urgencias, así lo constatan las fotografías a las cual tuvo acceso el autor de este reportaje9.
La clínica 77 se ha ido posicionando como una agencia de vuelo sin retorno, una vez ingreso al quirófano el paciente, las expectativas de vida son mínimas, el uso de compresas llenas de sangre sin desinfectar sigue siendo la constante por instrucciones de Pedro Castillo Moreno, Jefe de Servicios Generales10, y la lista de espera para ser intervenido sigue siendo una seguridad, los derechohabientes han sido programados para cirugía hasta para el mes de septiembre u octubre por falta de “espacios”.

Continuará…

6.- Entrevista realizada por Erick Huerta para el  Diario de  “El Mañana” http://www.elmanana.com/diario/noticia/tampico/tamaulipas/demandan_al_imss_por_muerte_de_recien_nacida/2529803
7.- Entrevista realizada por el autor en enero 2014, a Ernesto Segovia González, Presidente de la Comisión de Honor y Justicia de la Delegación Regional Sección 10, del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social.
8.- El autor hizo un recorrido por  los pasillos del IMSS clínica 77 en febrero del presente año (2014).
9.- El autor hizo un segundo recorrido por  los pasillos del IMSS clínica 77 en julio del presente año (2014).
10.- Investigación realizada por el Grupo PEÑA-CRUZ en febrero, 2014, https://www.noticiaspc.com.mx/2014/02/03/al-descubierto-corren-peligro-pacientes-del-imss-madero/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *