Por Jorge Medellín | Noticiapc.com.mx

Maztlán, Sin.- Cuando intentaba despegar desde la plataforma de un aeropuerto civil tras haber concluido operaciones contra incendios forestales, un helicóptero Mi-17 de la Marina-Armada de México (SEMAR) cayó a tierra con sus cinco tripulantes sin que se registraran fallecidos.

El accidente, ocurrió el martes 26 de abril en el Aeropuerto Internacional de Mazatlán (AIM), Sinaloa, cuando el Mi-17, matrícula ANX-2221, despegaba para dirigirse a la Base Aeronaval de Las Bajadas, en Veracruz, luego de participar en labores de apoyo en el combate de incendios forestales en el estado de Sonora.

El helicóptero se desplomó en las inmediaciones del AIM durante la maniobra de despegue del helipuerto hacia la zona de reabastecimiento de combustible, desplomándose en inmediaciones de citada área, explicó la Marina, cerca de la una de la tarde del martes, con cinco tripulantes a bordo, quienes resultaron con lesiones que no ponen en riesgo sus vidas, aseguró en un comunicado la SEMAR.

De acuerdo con reportes de la Coordinación Estatal de Seguridad de Sinaloa, a través de la Coordinación de Seguridad a Vías de Comunicación, en el helicóptero Mi-17 viajaban el Teniente de fragata Fredick Acevez González, el Capitán de corbeta P.H. Oscar Sánchez García, el 3/er. Maestre ANAA José Jaime Quiroz Aparicio, así como el 3/er. Maestre ANAA Marco Antonio Martínez Gonzáles y otra persona que se negó a proporcionar sus datos.

En redes sociales circularon al menos dos videos mostrando el momento del desplome del Mi-17 que intentaba elevarse, pero fue perdiendo sustentación, comenzó a girar hacia la izquierda a unos 20 metros del suelo para acabar cayendo de costado.  Otro video muestra a los equipos de emergencia del AIM acercándose a toda velocidad al punto del accidente en el que, a la distancia, parece que la aeronave se estaba incendiando.

Oficialmente, la Armada de México cuenta con 21 helicopteros Mi-17 en su flota aeronaval, sin embargo, en esta administración ha sufrido al menos otros dos accidentes en ese mismo tipo de aparatos en maniobras de despegue y aterrizaje sin que estos hechos queden registrados en estadísticas actualizadas.

En la Marina la orden del alto mando naval acerca del uso de estas aeronaves es la de cuidarlas al máximo, darles mantenimiento y refaccionarlas con el  material existente debido a que las piezas y mano de obra especializada son de origen ruso y ucraniano y por el momento es imposible surtir piezas nuevas para su operación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *