Por Jorge Alejandro Medellín | Noticiaspc.com.mx

Ciudad de México.- El almirante Rafael Ojeda Durán, secretario de la Marina-Armada de México (SEMAR), recibió el control total de los 14 puertos más importantes del país para sanear su administración y desempeño con el objetivo de acabar con la corrupción y mejorar sustancialmente las operaciones portuarias y de comercio nacional y foráneo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aprovechó la celebración del 79 aniversario del Día de la Marina Nacional para formalizar la entrega de la administración portuaria mercante, el manejo y administración de las escuelas náuticas, así como el Fideicomiso Universidad Marítima y Portuaria a la SEMAR, en un hecho anunciado desde el inicio de su mandato y que ha suido impugnado ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) mediante juicios de amparo que no han sido resueltos aún.

Esta fusión, que deja a la Marina Mercante en manos de la Marina Armada de México, es una de las decisiones más trascendentales adoptadas por López Obrador en su condición de presidente y comandante supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas. Los 14 puertos que a partir del 6 de junio pasarán a control de mandos navales son los Altamira, Dos Bocas, Ensenada, Guaymas, Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Mazatlán, Progreso, Puerto Madero, Puerto Vallarta, Tampico, Topolobampo, Tuxpan y Veracruz, de los cuales depende el 90 por ciento del movimiento de productos comerciales de importación y exportación.

López Obrador dijo que la nueva administración a cargo de la Marina se enfocará en el combate a la corrupción y en la corrección de las fallas que han impedido una operación comercial fluida en los últimos años. La entrega de la
administración portuaria civil a la SEMAR se realizó en la Escuela Náutica Mercante “Capitán de Altura Fernando Siliceo y Torres”, en el Puerto de Veracruz.

El presidente busca que la nueva administración que estará a cargo de la Marina, consolide su presencia en los 107 recintos portuarios y en las 17 Administraciones Portuarias Integrales (APIs) del país –que la Marina ya había
asumido gradualmente desde 2017– y se enfoque en el combate a la corrupción y en la corrección de las fallas que han impedido una operación comercial fluida en los últimos años. Allí, el almirante secretario Rafael Ojeda
Durán aseguró que esta decisión no significará militarizar la administración portuaria, indicó que no habrá militarización en las escuelas de educación náutica e incluso anunció que habrá una disminución en las colegiaturas de las cuatro instituciones, en las que se disminuirá de un 15 hasta un 50 por ciento el pago de estudios.

Se equiparán con mejores instrumentos y mobiliario los laboratorios de las escuelas náuticas y habrá también aumento de recursos para el Fideicomiso Universidad Marítima y Portuaria, prometió. Esta entrega simbólica del control marítimo nacional es un anticipo de lo que sucederá a partir del 6 de junio, cuando la SEMAR entre oficialmente en funciones y dé inicio a 16 nuevas atribuciones de tipo civil que asumirá con la fusión de las labores antes realizadas por personal de Marina Mercante y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).
El presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en que la unificación de las marinas mercante y naval permitirá un combarte a la corrupción más firme ya que la SEMAR es la institución “más preparada para defender la soberanía
desde las costas y los mares de México y también, en estos tiempos, es sin duda la Secretaría de Marina la que garantiza el poder enfrentar las amenazas del contrabando y de la introducción de droga a través de los puertos del Golfo y del Pacífico”.

Durante la celebración del Día de la Marina Nacional el presidente Obrador y el almirante Ojeda abanderaron al buque Patrulla Oceánica PO ARM “Tabasco” 16 (PO-168), construida a finales del sexenio anterior. La PO168 tiene una dotación de 121 elementos integrados con un primer comandante, un segundo comandante, 4 jefes de máquinas, 19 oficiales, 57 elementos de clases y marinería y 39 elementos de transporte. La nave es de la Clase Oaxaca, fue construida en el Astillero de Marina Número 1 de Tampico, Tamaulipas, está equipada con un cañón Bofors MK3, calibre 57 milímetros, con capacidad para 220 disparos por minuto. Tiene una autonomía de 30 días en altamar sin tocar puerto y alcanza una velocidad máxima de 45 nudos.

Lleva un helicóptero AS 565 Mbe Panther embarcado para operaciones de intercepción y salvamento. Cuenta además con una lancha rápida para operaciones de interdicción y dos botes salvavidas.

Desde 2017, la Marina ya había entrado en control gradual de 102 recintos portuarios cuando se consolidaron los decretos presidenciales y los acuerdos secretariales para que la SEMAR comenzara a actuar como Autoridad Marítima.

Luego, en el inicio del sexenio de López Obrador, desplazó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para ir colocando a 14 de los 17 directores de las Administraciones Portuarias Integrales (APIs) que son encabezadas por almirantes, vicealmirantes, contralmirantes y capitanes de navío en retiro.

Las escuelas náuticas que pasan a control de la Marina de México son: Escuela Náutica Mercante de Veracruz “Capitán de Altura Fernando Siliceo y Torres”, fundada en 1919; Escuela Náutica Mercante de Mazatlán “Capitán de Altura Gómez Maqueo”, inició actividades en 1880 y a partir de 1994 incorporó personal femenino al plantel; Escuela Náutica de Tampico “Capitán de Altura Luis Gonzaga Priego González”, se constituyó en 1945; y el Centro de Educación Náutica de Campeche es una institución a nivel superior dedicada a la capacitación y actualización de oficiales, personal subalterno de la marina mercante y pescadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *