Agustín Peña Cruz | Noticiaspc.com.mx
Grupo PEÑA-CRUZ

Altamira, Tam.- Once municipios pasan por los estragos en el sector del campo, productores agrícolas siguen enfrentando la falta de programas  e incentivos de parte del gobierno, por lo que al menos en Tamaulipas han emigrado hacia Estados Unidos en busca de una mejora laboral, sentenció Esteban Ruiz Lozoya, presidente de la organización social “Emiliano Zapata”.

 “Los dueños de ranchos  y parcelas agrícolas ´abandona´ sus tierras para emigrar hacia el país vecino en busca de una mejor calidad de vida”, dice.

Agregó que  un gran número de trabajadores del campo que desde hace cuatro años se han ido a la unión americana en busca de mejores opciones de vida, puesto que el campo ya está prácticamente devastado, pues no hay producción.

 “Si el gobierno le aplica recursos, seguramente se verá también beneficiado, además que se detendrá la migración de campesinos”, asegura el líder de la agrupación social.

En estos estragos resaltan los municipios con mayor índice de migración: Llera, Mante, Aldama, González, Tula, Bustamante, Miquihuana, Palmillas, Victoria, Altamira y Soto la Marina.

Para Ruiz es necesario contar  con programas e incentivos, “los campesinos y productores de ganado estarán en la posibilidad de subsistencia, además de que se dejará de importar productos de otros países, los cuales aquí, pueden ser producidos con excelente calidad”.

 

EN SITUACIÓN CRITICA COMUNIDADES RURALES DE ALTAMIRA

El 8 de febrero del 2014, Noticias Peña-Cruz, publicó que cuarenta comunidades rurales estaban en circunstancias críticas para subsistir de las actividades primarias en el municipio de Altamira, Tamaulipas mientras que los programas federales no llegan correctamente como sucede con el programa “Cruzada Contra el Hambre” donde están siendo desviados los recursos y familias enteras tienen que mitigar los alimentos así como esperar las buenas “cosechas”.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el 2010, Altamira realizó una superficie sembrada de 72 mil 220 hectáreas, de las cuales se obtuvieron 70 mil 650 en cosecha.

En el estudio, INEGI sitúa en primer lugar al cultivo del grano de sorgo con 20 mil 150 hectáreas de cosecha, en segundo lugar la siembra de pasto con 6 mil 888 hectáreas, en tercer lugar la siembra de maíz grano con 2 mil 730 hectáreas, en cuarto lugar el cultivo de chile con 925 hectáreas y en quinto lugar la siembra del tomate rojo con 670 hectáreas cosechadas.

De las cuarenta comunidades vulnerables que tiene Altamira, 13 se dedican a la agricultura, 6 a la ganadería, 6 a la ganadería y agricultura, 5 a la agricultura y pesca, una a la ganadería, agricultura y pesca mientras que 9 a las actividades múltiples.

Las actividades en la siembra de diversos cultivos complican los ingresos familiares, debido a los ciclos temporales, y a que los integrantes en cada hogar son en promedio de cinco a siete, la percepción económica diaria en actividad agropecuaria oscila entre 100 y 120 pesos al día, cuando concluye el periodo la situación se complica al no tener ingresos fijos.

Los programas federales llegan “rastrillados”, debitados y con disparidad en la proporción que se requiere a este tipo de comunidades, el caso más reciente es la “Cruzada Contra el Hambre”,  que no está siendo distribuida correctamente, está siendo formulada para beneficio de quienes operan a favor del proyecto político que se abre con miras a la carrera política de quienes lideran la distribución de los recursos, dice uno de los pobladores de las comunidades afectadas.

Algunos han emigrado a los Estados Unidos por escasas oportunidades mientras que otros han corrido con mayor suerte al encontrar trabajo en las empresas del corredor industrial.

El gobierno de Altamira tiene registrado a cuarenta comunidades donde las más vulnerables están las situadas en las márgenes del Rio y aparatadas como son: Santa Juana, Vicente Guerrero, Graneros del Sur, La Gloria, San Antonio, Mariano Matamoros, Amalia Solorzano, Providencia y Naranjos y Vuelta las Yeguas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *