Cesar Cepeda | Grupo PEÑA-CRUZ

Ciudad de México, D.F.- Como nunca antes los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación llegan divididos y confrontados a la elección del nuevo presidente del máximo tribunal del país.

El proceso de sucesión del actual presidente, el ministro Juan N. Silva Meza, ha provocado dentro de la Corte un ambiente de enfrentamiento que asegura la celebración de la elección más reñida en la historia de la SCJN.

Esta semana comenzó la contienda por la presidencia del Alto Tribunal. Mañana viernes la Corte – históricamente cerrada en este proceso- revelará los nombres de los ministros que pretenden llevar el liderazgo del Poder Judicial de la Federación durante los próximos 4 años.

Hasta el momento se han manejado extraoficialmente el nombre de 6 ministros que buscarán contender por la presidencia de la SCJN, cargo que incluye la presidencia del Consejo de la Judicatura Federal.

La lista de aspirantes es encabezada por los ministros Luis María Águilar Morales, Margarita Beatriz Luna Ramos y Jorge Mario Pardo Rebolledo, los tres con una amplia trayectoria dentro del sistema judicial mexicano.

Hasta hoy todos los presidentes de la SCJN han surgido de la carrera judicial. Hasta hoy los ministros que llegaron por sus méritos académicos, litigio o políticos nunca han llegado a encabezar la cúpula de la Corte.

Eso hasta hoy.

Este año –por la división que enfrenta el bloque judicial- se presenta la oportunidad para que un ministro que no pertenezca a esa estirpe llegue a presidir el máximo tribunal en el país.

Se trata de una oportunidad única. Es la apuesta que tienen los ministros Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, José Fernando Franco González Salas y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.

Mañana viernes se confirmará quién de ellos –si es uno o son los seis- los que contendrá por la presidencia de la Corte.

El ministro Silva Meza, actual presidente de la SCJN, no ha dado señales de quién será su delfín en la contienda.

Lo que sí se sabe con certeza es que tanto Silva Meza como Olga Sánchez Cordero –ministros decanos – se oponen al proyecto que encabeza Margarita Luna Ramos.

La sucesión en la SCJN es la oportunidad para que el grupo de Luna Ramos –que encabeza Alejandro Luna Ramos, actual presidente del Tribunal Federal Electoral- se haga del control de la Corte con su hermana, la ministra Luna Ramos.

En este bloque estaba el ministro Sergio Armando Valls Hernández, quien ayer falleció a consecuencia de una enfermedad crónica que lo había mantenido lejos del pleno.

Dividida entre sí, envuelta en el ambiente de crisis política y social que se vive en México, recortada a 10 ministros, la Suprema Corte enfrentará seguramente el relevo más polarizado que ha vivido en su historia.

Los retos que enfrenta la Corte son muchos, pero principalmente el convertirse en México en el organismo garante del respeto de los derechos humanos y de la impartición de justicia.

La SCJN enfrenta también un desafío clave: la depuración del Consejo de la Judicatura Federal, salpicado en los últimos años por los escándalos de corrupción que han protagonizado jueces y magistrados federales.

¿Un presidente progresista que siga la línea que dejará Silva Meza? ¿Un presidente conservador que regrese a la Corte su papel discreto en la vida de los mexicanos?

Son preguntas claves que el próximo 2 de enero se podrán contestar en el pleno de la Corte.

UNA ELECCIÓN CORTESANA

La elección del nuevo presidente de la SCJN es un asunto nacional, pero es un tema que le compete exclusivamente a los 10 ministros (tras el fallecimiento del ministro Valls Hernández) que conforman el pleno.

Esta semana los ministros interesados en sustituir a Silva Meza registrarán sus intenciones y presentarán un programa de trabajo al resto de sus compañeros.

La elección se llevará a cabo el próximo 2 de enero, en sesión pública solemne, que será presidida por Silva Meza como ministro decano.

La votación se hará por cédula de votación y será secreta.

El nuevo presidente de la Corte necesita –de acuerdo al reglamento interno- cuando menos 6 votos para ser elegido presidente de la SCJN.

Si no alcanza los votos requeridos en la primera votación, se realizará una segunda vuelta donde contendrán los dos ministros que consiguieron el mayor número de votos.

El reglamento interno de la SCJN establece que se realizarán las rondas de votación necesarias hasta que haya un ministro que consiga los 6 votos.

Hace cuatro años Silva Meza, el actual presidente, ganó la contienda con 10 votos a su favor contra uno que obtuvo su contrincante Margarina Luna Ramos.

En la carrera por la sucesión hay que descartar a Silva Meza –no existe posibilidad de reelección- y a la ministra Olga Sánchez que el próximo año se retira después de 20 años en la Corte.

Tampoco se incluye al ministro José Ramón Cossío, quien hace cuatro años declinó contender por la presidencia alegando que el cargo le quita la posibilidad de continuar con su trabajo constitucional.

LOS CANDIDATOS PARA EL TRONO

El ministro Luis María Aguilar Morales es el principal candidato a presidir la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es un ministro de perfil conservador, de poca confrontación y de estilo moderado.

Fue designado ministro de la Corte en el 2009, a propuesta del Senado mexicano. Conoce como ninguno las entrañas del Poder Judicial de la Federación. Su carrera judicial la comenzó en 1968 como taquimecanógrafo. Ha ocupado –antes de ser nombrado ministro- prácticamente todos los cargos: secretario, juez, magistrado y oficial mayor de la SCJN.

Es precisamante su conocimiento de la estructura judicial mexicana la que pone a Águilar Morales en ventaja sobre el resto de los aspirantes.

Hasta hace unos años se le consideraba afín a Silva Meza, pero hoy fuentes judiciales aseguran que están distanciados.

La ministra Margarita Luna Ramos es una de las aspirantes más fuertes en la contienda presidencial. Su nombramiento marcaría un hito: sería la primera mujer en presidir la Corte.

Luna Ramos fue designada ministra en el 2004, a propuesta del entonces presidente Vicente Fox.

Su antigüedad en la Corte, su carrera judicial y el tema del género son los aspectos que favorecen a Luna Ramos.

Pero su candidatura tiene un problema: es hermana del actual presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Alejandro Luna Ramos.

Que los Luna Ramos controlen el Trife y la SCJN al mismo tiempo es un tema que hacia el interior del Poder Judicial de la Federación es algo inaceptable.

Reporte Indigo ha documentado la red de contactos y familiares que tiene el clan Luna Ramos en el Poder Judicial, Consejo de la Judicatura Federal y en la Suprema Corte de Justicia.

Luna Ramos se juega todo por el todo. Esta será la última oportunidad que tendrá para llegar a la presidencia antes de que concluya su periodo como ministra en el 2019.

El sorpresivo interés que ha mostrado últimamente el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo por participar en la carrera por la sucesión presidencial en la Corte divide el bloque de los ministros con carrera judicial.

Esta semana llamó la atención que Pardo Rebolledo haya sido designado como orador principal en la sesión solemne con la que se recibió a las dos nuevas magistradas del Consejo de la Judicatura Federal.

Pardo Rebolledo habló de los retos que enfrenta el sistema judicial en la situación de crisis que se vive en el país. Abordó el tema de los derechos humanos, de la justicia y de la autonomía del Poder Judicial.

“Los gritos que exigen justicia resuenan con fuerza en los oídos de nosotros los jueces”, aseguró Pardo Rebolledo en su intervención.

Fue un discurso que tuvo olor a destape.

Pardo Rebolledo tiene una amplia trayectoria en el Poder Judicial, pero en la Corte como ministro apenas cumple cuatro años.

Fue nombrado el 10 de febrero de 2011, una situación que lo pone en desventaja con el resto de los aspirantes con más tiempo en el pleno.

Se le ha vinculado con el grupo de abogados encabezados por el panista Diego Fernández de Ceballos, relación que Pardo Rebolledo ha desmentido de manera pública.

El ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea es otro de los aspirantes a la presidencia. Es considerado la cabeza del ala liberal y progresista de la Corte.

Se desempeñó como abogado constitucionalista privado durante 25 años hasta el 2009 que fue designado ministro de la Corte, a propuesta del presidente Felipe Calderón.

Se le considera cercano al PAN, pero se mueve con independencia.

Zaldívar estuvo a cargo de la investigación por la tragedia Guardería ABC, en la que determinó que existía responsabilidad de funcionarios federales en la muerte de los niños.

Su dictamen fue rechazado por el pleno de la Corte.

El ministro José Fernando Franco González Salas es otros de los aspirantes al cargo de presidente. Su cercanía con Los Pinos lo pone en la carrera por la sucesión, pero también le resta a sus posibilidades.

Su voto podría marcar la diferencia entre los diferentes grupos que disputan el control de la Corte.

El ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena –exdirector del SAT durante el calderonismo- ha manifestado internamente su intención de participar en la contienda. Su breve trayectoria en la SCJN –fue nombrado ministro hace dos años- le resta posibilidades por lo que se espera que decline en los próximos días.

El próximo 2 de enero se espera una elección reñida y competida. Los ministros se irán de vacaciones en la segunda semana de diciembre y regresarán en el 2015 para la elección.

Hace dos semanas la división interna que existe en el seno de la SCJN se hizo notoria en la designación de la magistrada Rosa Elena González Tirado como nueva integrante del Consejo de la Judicatura Federal.

Los ministros necesitaron 8 rondas de votación –algo nunca antes visto en el pleno- para nombrar a González Tirado.

Esa elección es un anticipo de lo que ocurrirá el próximo 2 de enero en la elección del nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

LOS ASPIRANTES

> Luis María Aguilar Morales
Es el principal candidato a presidir la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

De perfil conservador, poca confrontación y estilo moderado.

Ha ocupado –antes de ser nombrado ministro- prácticamente todos los cargos: secretario, juez, magistrado y oficial mayor de la SCJN.

> Margarita Luna Ramos
Es una de las aspirantes más fuertes en la contienda presidencial.

Su nombramiento marcaría un hito: sería la primera mujer en presidir la Corte.

Pero su candidatura tiene un problema: es hermana del actual presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Alejandro Luna Ramos.

> Jorge Mario Pardo Rebolledo
Es quien divide el bloque de los ministros con carrera judicial.

Tiene una amplia trayectoria en el Poder Judicial, pero en la Corte como ministro apenas cumple cuatro años.

> Arturo Zaldívar Lelo de Larrea
Es considerado la cabeza del ala liberal y progresista de la Corte.

Se desempeñó como abogado constitucionalista privado durante 25 años hasta el 2009 que fue designado ministro de la Corte, a propuesta del presidente Felipe Calderón.

Se le considera cercano al PAN, pero se mueve con independencia.

> José Fernando Franco González Salas
Su cercanía con Los Pinos lo pone en la carrera por la sucesión, pero también le resta a sus posibilidades.

Su voto podría marcar la diferencia entre los diferentes grupos que disputan el control de la Corte.

> Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena
Su breve trayectoria en la SCJN –fue nombrado ministro hace dos años- le resta posibilidades por lo que se espera que decline en los próximos días.

LOS RETOS
1. Convertirse en México en el organismo garante del respeto de los derechos humanos y de la impartición de justicia.

  1. La depuración del Consejo de la Judicatura Federal, salpicado en los últimos años por los escándalos de corrupción que han protagonizado jueces y magistrados federales.

EL PROCESO
1. Los ministros interesados en sustituir a Silva Meza registran sus intenciones.

  1. Presentan un programa de trabajo al resto de sus compañeros.
  2. La elección se hará por cédula de votación y será secreta.
  3. El nuevo presidente de la Corte necesita cuando menos 6 votos para ser elegido.
  4. Si no alcanza los votos requeridos en la primera votación, se realizará una segunda vuelta donde contendrán los dos ministros que consiguieron el mayor número de votos.
  5. El reglamento interno de la SCJN establece que se realizarán las rondas de votación necesarias hasta que haya un ministro que consiga los 6 votos.

#ReporteIndigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *