Agustin Peña Cruz | Noticiaspc.com.mx
Grupo PEÑA-CRUZ

¿Hasta cuándo México podrá llevar un postura política ajena a Estados Unidos de Norte América y a otros países?, ¿Será posible tener gobernantes honestos y funcionarios con los mismos ideales?.

Tal vez, deseamos una nueva reforma estructural en las tres órdenes de gobierno pero difícilmente tendrán un valor real porque aunque estas se aprueben en la práctica caen con grandes inconsistencias.

En materia de legalidad y dentro del estricto estado de derecho primero se tiene a «presuntos culpables», pagando condenas y luego se dicta la sentencia, algo que según esta en una transición jurídica.

Muy a pesar de existir la normativa de los «juicios orales» a nivel nacional. México carece de expertos en la materia para cumplir a cabalidad con el proceso penal en dicha modalidad. Algunos especialistas consideran que para que el país cuente con abogados que se enfoque en el litigio dentro de  los tribunales «públicos», mínimo deben haber transcurridos por lo menos 5 años en práctica, pues se necesita preparación específica.

Aunque se promueve una justicia «expedita» y «justa», el problema vendrá después al recurrir con la aportación de pruebas y participación de testigos para la defensa. En contraparte los señalamientos que haga la autoridad como delitos, basados en las pesquisas reales y «construidas» producto de hipótesis de peritos, dejará la duda de la veracidad de las mismas.

En México, se han obtenido casos como «La Reyna del Pacifico» y » Florence Marie Louise Cassez Crepin » donde queda en entre dicho el proceder de las autoridades.

México, primero culpa y luego libera. El caso de «La Reyna del Pacifico» está muy confuso y poco claro.

Por historia en procesos judiciales los alegatos llevan años, y el que tiene para pagar una defensa obtiene altas posibilidades de reunir pruebas para sortear su libertad y el que no tiene para cubrir la penalidad económica obedece a cuota con cárcel. ¿Le parece justo que esto suceda en un país democrático?. Y no tan sólo eso, la frase de un “disculpe” al inocente encerrado y el culpable libre, además no sancionan a las autoridades del mal proceder.

 

CONOZCAMOS A “LA REYNA DEL PACÍFICO”

Sandra Ávila Beltrán, mejor conocida como “La Reina del Pacífico”, nació el 11 de octubre de 1960 en Mexicali, Baja California, y es considerada una de las personas más poderosas dentro del narcotráfico en México por sus supuestos vínculos con capos de la droga colombianos.

«La Reina del Pacífico» es hija de María Luisa Beltrán Félix y de Alfonso Ávila Quintero, familiar de Rafael Caro Quintero, quien es considerado uno de los más grandes capos de la droga en México en la década de los 80, y quien fue liberado recientemente.

También es sobrina de Miguel Ángel Félix Gallardo, uno de los fundadores del Cártel de Guadalajara hace tres décadas.

Ávila Beltrán tiene solamente un hijo, Luis Fuentes Ávila, quien en 2002 fue secuestrado por un grupo criminal.

«La Reina del Pacífico» fue detenida el 28 de septiembre de 2007 en un restaurante de la colonia San Jerónimo, al sur de la Ciudad de México, durante un operativo llevado a cabo por agentes federales.

Ese mismo día también se detuvo a Juan Diego Espinosa Ramírez, alias “El Tigre”, importante capo colombiano y pareja sentimental de “La Reina del Pacífico”.

Ávila fue acusada de ser la administradora financiera del Cártel de Sinaloa y señalada como una colaboradora cercana de Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada, líderes de dicho grupo del narcotráfico.

Tras permanecer en el penal de Santa Martha Acatitla y en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número cuatro, ubicado en el estado de Nayarit, en 2012, Ávila Beltrán fue extraditada a Estados Unidos por delitos contra la salud.

El pasado mes de abril, y por un acuerdo con la fiscalía, Ávila Beltrán se declaró culpable del delito de asistencia económica a un narcotraficante convicto, razón por la cual logró la reducción de su sentencia, misma que era de 15 años.

Al mediodía de este martes “La Reina del Pacífico” arribó a territorio mexicano, procedente de El Paso, Texas, donde se encontraba presa; Ávila Beltrán será trasladada al penal de Nayarit debido a una orden de aprehensión en su contra por operaciones de procedencia ilícita.

 

CONOZCAMOS A “FLORENCE

MARIE LOUISE CASSEZ CREPIN”

Es una ciudadana francesa, mejor conocida por haber sido condenada a 60 años de prisión en 2007, por los delitos de secuestro, delincuencia organizada y posesión ilegal de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército. Permaneció recluida desde entonces en el Centro de Readaptación Femenil de Tepepan al sur de la Ciudad de México, hasta el 23 de enero de 2013 cuando fue liberada tras un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, después de habérsele concedido un amparo por votación.

Su condena y la posibilidad de extradición a su país de origen crearon un severo conflicto diplomático entre México y Francia llevando al cierre de las actividades culturales denominadas “El año de México en Francia”.

Después, de 6 meses de haber sido liberada, el 20 de Junio de 2013 se casó con “Fausto”, un franco-mexicano que la iba a visitar en Tepepan.

 

PARADOJA DE CASOS

Ambas son mujeres, las autoridades procedieron de manera incorrecta; a Sandra Ávila Beltrán fue extraditada a los Estados Unidos para posteriormente remitirla a México, debido a que no “colaboro” con las autoridades de aquel país, así declararía su defensa a la prensa hace un par de semanas. Florence Marie Louise Cassez Crepin fue la protagonista de una gran “novela” dirigida por Genaro García Luna, palabras más palabras menos, escribiría Anabel Hernández.

Ahora basta preguntarnos, ¿Usted cree que tendrán éxito los juicios orales?.

Mi amable lector nos vemos en la próxima, mi correo electrónico es agustin@noticiaspc.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *