Agustín Peña Cruz | Noticiaspc.com.mx
Grupo PEÑA-CRUZ

Entre 2005 y 2010, la Organización Internacional para la Migración, registró 176 casos de trata de personas. Entre ellos 143 mujeres y 33 hombres y  de los datos más alarmante está el rango de edades de los 13  a los 17 años que han sido víctimas. 

Las estadísticas muestran que la mayoría de los casos identificados y/o asistidos por este organismo fueron víctimas de trata laboral en 105 casos, predominando los niños y las niñas, seguido de los casos de trata sexual con 53 casos y de los casos de trata con ambos fines (sexual y laboral) 15 casos.

El desglose de las incidencias por Estados de la República Mexicana: Chiapas, registró 126 casos; Ciudad de México, 20 casos; Oaxaca, 11 casos; Jalisco, 3 casos; Tamaulipas, 3 casos; Nuevo Léon, 2 casos; Tabasco, 2 casos; Yucatán, 2 casos; Chihuahua, 1 caso, Coahuila, 1 caso; Guanajuato, 1 caso; Guerrero, 1 caso; Pueblo, 1 caso; Quintana Roo, 1 caso y Veracruz, 1 caso.

De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas para el control de las Drogas y la Prevención del Delito (ONUDD), y el Reporte de Trata de Personas del Departamento de Estado de Estados Unidos de América, México está catalogado como fuente, tránsito, y destino para la trata de personas, para los propósitos de la explotación sexual comercial y del trabajo forzado. Los grupos considerados más vulnerables para la trata de personas en México incluyen a mujeres y los niños, las personas indígenas, y los migrantes indocumentados.

Fuentes oficiales indican que más de 20 mil  niños mexicanos son víctimas de la explotación sexual originada por la trata cada año, especialmente en zonas fronterizas y turísticas. La mayoría de las víctimas tratadas en el país son extranjeras, especialmente para la explotación sexual comercial son provenientes de América Central, particularmente Guatemala, Honduras, y El Salvador; la mayoría para tránsito, en el camino a los Estados Unidos y, en un grado inferior, a Canadá y a Europa occidental.

Otro problema es el turismo sexual infantil, que continúa creciendo en México, especialmente en áreas tales como Acapulco y Cancún, y ciudades norteñas de la frontera como Tijuana y Ciudad Juárez. Los turistas extranjeros llegan a menudo de los Estados Unidos, de Canadá, y de Europa occidental.

De acuerdo al diagnóstico (Human Trafficking Assesment Tool) realizado por la American Bar Association (ABA), realizado en México, se han detectado 47 bandas dedicadas a la trata de personas sexual y laboral, también documentó que las entidades con mayor riesgo de que se cometa este ilícito en el Distrito Federal, Baja California, Chiapas, Chihuahua, Guerrero, Oaxaca, Tlaxcala y Quintana Roo.

En México de 2005 a 2008 se han detectado más de 300 casos de trata de personas. Se tiene conocimiento que 22 eran extranjeros y fueron apoyados por el Instituto Nacional de Migración (INM) para regular su estancia en el país por su condición de víctimas de trata de personas.

En lo referente al ejercicio legislativo, en 2007 se promulgó, la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas y su reglamento a nivel federal, publicado en febrero de 2009. También en 2009, veintidós estados mexicanos y el Distrito Federal decretaron reformas en su código penal, que tipifican algunas formas de trata de personas, y únicamente el Distrito Federal y Chiapas cuentan con leyes específicas sobre la materia.

En lo que atañe a la acción judicial la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y la Trata de Personas (FEVIMTRA), dependiente de la Procuraduría 2 derivaron en denuncias penales. 

También los organismos públicos autónomos y las organizaciones no gubernamentales están realizando acciones concretas con la finalidad de combatir el delito y de atender a las víctimas de la trata de personas. La Comisión Nacional de Derechos Humanos, instaló en septiembre de 2009, el Observatorio Nacional contra la Trata de Personas, e igualmente estableció el Programa Nacional contra la Trata de Personas en 2007, dentro del cual estableció varios Comités Regionales, los cuales, mediante un equipo interinstitucional e interdisciplinario, atienden el delito en varias regiones del país. Varias organizaciones como ECPAT, CEIDAS, también están unidos en la lucha para erradicar este delito.

El 26 de Abril del 2013, el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), magistrado Edgar Elías Azar, acepto el estudio realizado por por American Bar Association (ABA), sentenciando que se han detectado 47 redes de explotación sexual en México, “se debe hacer todo para prevenir ésta, sancionarla y corregirla”.

Durante la sesión pública del pleno de magistrados (26 de Abril), en la que se reconoció al órgano jurisdiccional capitalino con el Premio Latinoamericano por la Vida y la Seguridad de las Mujeres y las Niñas, Elías Azar, señaló que México ocupa, “el nada envidiable tercer lugar en la región por la reiteración de esas prácticas criminales”.

A partir de junio del año anterior, se cuenta con la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las víctimas de estos delitos.

Por ello, Elías Azar consideró que deben estar atentos al funcionamiento de esa delicada herramienta legal para resultar eficaces, y construir entre todos un verdadero sistema penal sujeto a una misma política criminal.

Sin embargo, hay que precisar que todavía haya muchas entidades del país en las que no se ha legislado sobre extinción de dominio y trata de personas, pese a que el problema existe en sus jurisdicciones.

Para Teresa Ulloa Ziáurriz, directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, afirma que se trata de delitos que reducen a las mujeres a nada, a meros objetos y mercancías que se venden o se alquilan, por lo que se manifestó a favor de declarar al Distrito Federal territorio hostil para quienes cometen tales ilícitos.

Esta investigación desarrollada; nos podría estar centrado en la reflexión legislativa, social y política para la regulación de las normas y protección a los menores que habitan en México y de los que llegan de otros países a través de la clandestinidad. Pero la pregunta queda en el aire, ¿Realmente se podrá erradicar la trata de personas o de la inocencia robada a través de estos actos?.

Mi amable lector nos vemos en la próxima, mi correo electrónico es agustin@noticiaspc.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *